John Loudon McAdam (1756-1836)

John Loudon McAdam nació el 21 de septiembre de 1756 en Ayr, capital del condado histórico de Ayrshire, en Escocia. Miembro de la baja nobleza del condado, era el menor de los diez hijos del matrimonio entre James McAdam y Susanna Cochrane, sobrina del 7º Conde de Dundonald.

John estudió en la McDoick’s School de Maybole hasta 1770. Fue en ese momento, cuando John tenía apenas 14 años, cuando el negocio de su padre (el Banco de Ayr) se fue a la bancarrota y James McAdam murió. La familia quedó arruinada. John fue enviado a vivir con su tío, William McAdam, un rico mercader de las colonias que vivía en Nueva York. En esos años estalló la rebelión de las Trece Colonias contra Gran Bretaña (1775-1783), en la que John apoyó desde el primer momento la causa del Rey. John amasó una gran fortuna a una edad muy temprana durante esos años de la guerra, convirtiéndose en un mercader de éxito como socio propietario del barco privado ‘General Mathew’ y agente valioso: vendía mercancías y material capturados a los rebeldes durante la guerra (a coste cero), reservando además una parte para él.

Barco británico
Barco británico durante la Guerra de Independencia de Estados Unidos

Durante los años que pasó en Nueva York, John se casó con Gloriana Nicoll. Sin embargo, en 1783 pagó el precio de haber apoyado la causa realista que acabó perdiendo la guerra: los nuevos patriotas norteamericanos incautaron la mayoría de su patrimonio y activos económicos antes de poner a John, su mujer y sus dos hijos en un barco de vuelta a Escocia. Aún así, de vuelta en Escocia, a John le quedaba aún dinero para comprar una finca en Sauchrie cerca de Maybole, y las convenientemente cultivadas relaciones con su pariente lejano, el 9º Conde de Dundonald, le permitieron adquirir intereses en los negocios de extracción del hierro y productos alquitranados derivados del carbón.

A partir de ese momento John dedicaría su vida a la construcción de carreteras.  Su obsesión era abaratar los terribles costes de construcción de los adoquinados y mampuestos que se usaban entonces. En 1798 sus posiciones empezaron a ser conocidas y se le pidió ayuda para mejorar la superficie de rodadura de las carreteras en Falmouth. En 1815 fue nombrado inspector del Bristol Turnpike Trust (Patronato de Carreteras de Bristol), escribiendo en esa época sus dos principales obras sobre carreteras, Practical Essay on the Scientific Repair and Preservation of Roads (1819) y Remarks on the Present System of Road-Making (1821). John argumentaba que construir las carreteras en una plataforma elevada respecto a la superficie del terreno natural, asegurando un buen drenaje y empleando cuidadosamente diversas capas de piedra partida, recebadas con grava fina o escorias, aseguraba una durabilidad muy superior a las de las vías construidas hasta entonces, y a un coste muy inferior. Además, los costes de mantenimiento también eran mucho menores en estas nuevas carreteras respecto a las preexistentes. Este método constituye en sí mismo el mayor avance en la construcción de carreteras desde los romanos, y fue conocido como método McAdam, o castellanizado, macadam.

Practical Essay - McAdam
Principal obra de John Loudon McAdam, publicada en 1819

En la década de 1820 alrededor de 70 patronatos de carreteras contrataron a John como consultor. En 1823 el Parlamento de Gran Bretaña realizó un estudio sobre el estado de las carreteras del país, que se percibía como obsoleto e insuficiente para las necesidades de una nación en rápida industrialización. La principal consecuencia del estudio fue el nombramiento de John Loudon McAdam como Inspector General de Carreteras Metropolitanas de Gran Bretaña (Surveyor General of Metropolitan Roads across Great Britain). En consecuencia y con el nuevo poder adquirido, su método de construcción de carreteras se estandarizó y se extendió a todo el país, pasando posteriormente a Norteamérica y al resto de Europa.

Si exceptuamos la técnica de extender una capa de alquitrán para ligar los áridos de la superficie de rodadura patentada por Edgar Purnell Hooley en 1901 (conocido como Tar Macadam o Tarmac), las técnicas de John Loudon McAdam aún permanecen vigentes hoy en día en la construcción de carreteras.

Es tentador preguntarse por qué John no supo ver en su vida el potencial de usar alquitrán para ligar los áridos de la capa de rodadura, máxime cuando él tenía en propiedad una fábrica de producción de alquitrán de hulla. Pero quizá esta pregunta sea hacer un uso injusto de la retrospectiva.

John Loudon McAdam murió el 20 de noviembre de 1836 a la edad de 80 años, siendo enterrado en el cementerio de Moffat, ciudad balneario del consejo de Dumfries y Galloway, en Escocia.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Erick dice:

    Cual fue la causa de su muerte

    Me gusta

    1. Hola Eric,
      Desconozco la causa de la muerte.
      Saludos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s